22 de julio de 2024

Radiografía de un figurante: invisiblidad, pagas por debajo del salario mínimo y una constante incertidumbre laboral

En la pantalla, casi nunca se les oye. Una o dos frases, como mucho. Permanecen de fondo, casi invisibles y, sin embargo, imprescindibles para la secuencia que se está rodando. Pero los figurantes lamentan que su voz tampoco se escucha en la vida real. Tras muchas protestas, en 2016 se firmó al fin el primer convenio sectorial, que fijaba una jornada laboral de ocho horas, establecía un sueldo bruto de 42 euros, el precio de cada hora extra y los límites de la profesión: el que hablara al menos tres veces, por ejemplo, pasaba a ser actor de reparto, con las mejoras que eso supone.

Seguir leyendo

El colectivo se pone en pie de guerra para reivindicar la actualización de su salario, que se ve aún más mermado con la subida del IRPF propiciada por la reciente reforma laboral al reconocer expresamente el oficio como profesión artística